Dónde quedarte
  Canal de Panamá
  Museos
  Casco Viejo
  Carnaval
  Calendario de Ferias
  Fiestas patrias
   
   
  Playas
  Sitios Turísticos
  Zonas de compras
  Deportes extremos
   
   
  Artículos anteriores
  Destinos anteriores
  Guía fotográfica
   
     
  FIESTAS PATRIAS  
 

EL PRIMER GRITO DE INDEPENDENCIA DE PANAMÁ

 
     
  Elsa M. González| [email protected]
Especial para prensa.com
 
     
 
Jueves | 10.11.2005
 
     
 

Cientos de personas acuden a esta cita todos los años.
LA VILLA DE LOS SANTOS. La República de Panamá celebra 184 años de independencia de España, con el grito dado en La Villa de Los Santos el 10 de noviembre de 1821.

El espíritu libertario de los santeños se remonta al año de 1569, cuando se funda el pueblo de La Villa el 1 de noviembre, día de todos los santos, según expresan Pedro y Domingo Moreno en su revista Memorias 10 de Noviembre, basados en los escritos de Alfredo Castillero Calvo de 1965.

Moreno señala que entre La Villa y Natá se entabló un pleito durante la instauración de la nueva población deseosa de libertad. Rodrigo Zúñiga, alcalde de Natá, quien tenía a su mando la jurisdicción del territorio azuerense, arma un grupo de hombres y los envía hasta Los Santos, pero unos 38 villanos los estaban esperando armados con lanzas, espadas y ballestas dispuestos a presentarles resistencia a los natariegos.

Pero los cabecillas santeños fueron sometidos y llevados presos a Natá donde luego de ser arrastrados por las calles del poblado, fueron condenados unos a la horca y otros a 10 años de destierro.

EL GRITO DE LA VILLA

Pero el deseo de libertad de los santeños fue acogido por Segundo de Villarreal, quien formó un batallón de voluntarios villanos y, armándolos con escopetas, machetes y palos, montó una guardia dispuesta a dar la vida por conseguir la independencia de su patria y deponer el gobierno
español.

Es así que decididos, atacaron el cuartel, poniendo en libertad a todos los ciudadanos que se encontraban presos por conspiradores.

Durante la afrenta no se registró un solo crimen como tampoco ultraje a la dignidad personal de los avasallados españoles. Fueron tratados con caballerosidad e hidalguía hasta que fueran remitidos y custodiados hasta la ciudad de Panamá de donde fueron enviados a Cuba.

Según los historiadores, los cabildantes anunciaron al resto del país mediante postas (correos) la noticia de que ya eran libres y que la monarquía española no gobernaba en el país y se había acabado la dictadura militar que tantos sufrimientos les había causado.

Desaparecieron las diferencias sociales y todos los ciudadanos eran iguales ante la ley. La nueva población se unió espontáneamente al gobierno de la Gran Colombia.

RUFINA ALFARO

El escritor santeño Horacio Moreno plasmó en uno de sus escritos que el brazo y la acción de una joven de 22 años vinieron a ser el genio de la estrategia que se empleara en la destrucción de la fortaleza cuartelaria española que tantos daños había causado a los jefes de familia que sufrían los frecuentes atentados contra los derechos humanos y lo más sagrado del hombre, la vida.

Era atractiva, de ojos negros rasgados, cabellera negra que siempre llevaba extendida, trigueña, de alta estatura, delgada, de cintura flexible y senos protuberantes. Nació en el caserío de Las Peñas de Los Santos, aunque todavía se ignora la fecha de su nacimiento como también el nombre de sus padres.

Vivía junto a ellos en una casa de techo de tejas y pencas. El sustento provenía de la agricultura y la cría de gallinas. Sabía leer, escribir y rezaba la doctrina cristiana. Vestía ordinariamente de vasquiña con pliegues que le ajustaban a la cadera. Se dedicaba a vender verduras y huevos en la población.

Consintió en coadyuvar al triunfo de la revolución que se fraguaba contra el sistema colonial y se comprometió con el hondo sentimiento popular.

Se distinguía por sus finos modales y chispeante charla que le habrían paso a las mejores salas de la ciudad. Así, pudo conquistar simpatías entre los soldados españoles, ya que su negocio también le daba acceso a esas visitas. Según narra Moreno, el jefe del cuartel mantenía largas charlas amorosas con Rufina.

Fue Rufina quien comunicó a los revolucionarios que los soldados españoles realizaban limpieza de armas y les indicó los puntos débiles.

Al comenzar la batalla no dejó de gritar ¡Viva la Libertad! Al esclarecer el día 10 de noviembre de 1821, habían conseguido la libertad istmeña.

Moreno explica que los datos de esta historia fueron obtenidos de una pariente de 86 años que tuvo amistad con la familia Vásquez Zambrano, muy conocida en Los Santos, quienes mantenían un negocio de carne de res, cerdo, arroz, frijoles y otros granos cuyo local era visitado frecuentado por el padre de Rufina.

La Junta de Festejos del 10 de noviembre de La Villa de Los Santos, que preside Francisco Eloy Vega, anunció que todo está listo para la celebración del grito de independencia de Panamá de Colombia 1821.

LAS ACTIVIDADES

El orador oficial del acto será el director general del Fondo de Inversión Social (FIS), Adonai Ríos. El dirigente obrero Pablo Arosemena será distinguido como abanderado festivo y Eustorgio Inocente Palma fue escogido como el abanderado cívico distrital. El abanderado cívico nacional será el viceministro de Comercio e Industrias Manuel José Paredes.

El desfile inicia en la calle Simón Bolívar, y será regido por las normas dadas por el Ministerio de Educación, según expresó la dirigencia del desfile. Esta es una de las fechas nacionales en que una gran cantidad de público de todo el país especialmente, delegaciones de colegios y sus bandas, desfilan para honrar a la Patria.

Si usted desea llegar a La Villa de Los Santos en autobús, sólo tiene que llegar hasta la terminal de transporte. Tiene que viajar en un bus de la ruta Chitré-Los Santos que lo llevará hasta su destino. El costo del pasaje es de B/.6.00 y está a cuatro horas de la ciudad capital. En el área hay varios hoteles, restaurantes y se puede trasladar en transporte selectivo o colectivo.

 
     
 
     
 
     
 
¡Escríbenos tus comentarios aquí!
     
 
 
PUBLICIDAD
 
 
 
©2007. Corporación La Prensa. Derechos reservados.