Dónde quedarte
  Canal de Panamá
  Museos
  Casco Viejo
  Carnaval
  Calendario de Ferias
  Fiestas patrias
   
   
  Playas
  Sitios Turísticos
  Zonas de compras
  Deportes extremos
   
   
  Artículos anteriores
  Destinos anteriores
  Guía fotográfica
   
     
 

NANCITO: DONDE SE ENCUENTRAN LOS PETROGLIFOS

 
     
  Boris Gómez
Especial para prensa.com

[email protected]
 
     
 
Domingo | 24.07.2005
 
     
 
Nancito es una comunidad en el oriente de la provincia de Chiriquí que ofrece un pasaporte a la cultura del pasado.

En este poblado, ubicado a una hora de la ciudad de David, en el distrito de Remedios, se encuentra el más importante grupo de petroglifos, esas piedras que tienen dibujos o escrituras, las cuales son esculpidas por los habitantes indígenas desde antes de la conquista española.

Los petroglifos se encuentran en distintas zonas del oriente de Chiriquí, como Tolé, San Félix y también en Sitio de Barriles, localizado en el distrito de Renacimiento.

Son 17 en total los que se encuentran en una zona declarada como patrimonio histórico y que dentro de sus delimitaciones cuenta con un pequeño museo.

Su significado es tan misterioso como antiguo. El reverendo José Laín, uno de los administradores del centro Misionero Jesús Obrero de Tolé, está recopilando información para publicar un libro con el catálogo de los petroglifos conocidos en el oriente de Chiriquí.

Para honrar la cultura de los antiguos americanos, Laín ha dibujado los diseños en la pared del centro misionero donde decenas de estudiantes residen.

Laín señaló que la investigación sobre los significados de los dibujos no ha tenido el éxito esperado debido a que los indígenas perdieron hace siglos la costumbre de contar a sus sucesores lo que significaban las imágenes.

“Es como una lengua muerta cuyos hablantes dejaron de existir y no hay quien recuerde cómo descifrar el código”, indicó.

Sin embargo, agregó que se pueden tener muchas hipótesis sobre la razón por la que los indígenas escribían en la piedra.

La primera era que con esto definían rutas de camino hacia poblados hermanos o vecinos.

Indicó que hay unos dibujos cercanos a la costa a los cuales llama la ‘ruta de la sal’.

En su opinión, los indígenas bajaban de la montaña y acudían a la costa para conseguir sal del mar y donde también cazaban animales.

Laín supone que cuando salaban la carne lo hacían para preservarla y así poder llevarla a sus poblados. Piensa que recordaban la faena haciendo dibujos en la piedra. Por eso hay dibujos de aves, monos, roedores, etc.

Otro de los posibles usos era la definición del territorio para los viajeros y comerciantes. Una piedra esculpida en el camino era un imborrable mapa para los que caminaban en medio de terrenos tan áridos.

Los petroglifos de Nancito son menos lógicos que los de la costa. Estos constituyen representaciones geométricas y no se descarta que haya sido un sitio sagrado.

Laín tampoco rechaza que haya sido simple arte o que los escultores se inspiraran en bebidas o hierbas especiales para conseguir resultados artísticamente envidiables.

El museo de Nancito está abierto de lunes a viernes, hasta las 4:00 de la tarde y su entrada es gratuita.

NANCITO

En automóvil, este lugar está ubicado a una hora de la ciudad de David, entre Tolé y la comunidad de Remedios. Desde la ciudad de Panamá y despúes de Tolé, encontrará a la derecha de la vía Interamericana, la entrada a Nancito, donde está el museo Centro Misionero Jesús Obrero.
 
     
 
Destinos anteriores    
 
     
 
¡Escríbenos tus comentarios aquí!
     
 
 
PUBLICIDAD
 
 
 
©2007. Corporación La Prensa. Derechos reservados.